Los tipos de despido en España: Una guía esencial de Laborley

La vida laboral es un viaje con altos y bajos, y en ocasiones, puede surgir la complicada situación del despido. Pero no todos los despidos son iguales. En España, la ley laboral distingue entre diversos tipos de despidos, cada uno con sus propias características y motivaciones. Desde Laborley, queremos arrojar luz sobre este tema y ayudarte a comprender, de manera clara, cada modalidad.

 

1. Despido objetivo:

El despido objetivo, puede afectar tanto al empresario como al trabajador, el despido objetivo màs utilizado es cuando afecta al empresario al existir causas económicas, técnicas, organizativas o de producción (causas ETOP), desde Laborley, te ayudaremos a analizar, si tu despido objetivo se ha hecho con todas las garantías y la indemnización es la adecuada.

Aunque es comprensible sentirse afectado por un despido de este tipo, es fundamental recordar que un despido por causas (ETOP), no es un reflejo de tus habilidades ni de tu valía como profesional, Laborley te recuerda que, en estos casos, es la situación de la empresa, y no tu desempeño, lo que lleva a la empresa a terminar tu contrato.

2. Despido colectivo

El despido colectivo responde también a las causas ETOP del despido objetivo. La diferencia radica en el número de trabajadores afectados: se está ante un despido objetivo por causas ETOP, cuando el número de trabajadores afectados no supera los umbrales establecidos por la ley para proceder a un despido colectivo. 

Por ello, desde Laborley, te asesoraremos para analizar si su despido objetivo o colectivo se ha realizado por causas ETOP debidamente acreditadas por la empresa, así como si se ha cumplido los requisitos formales de este tipo de despidos, dado que en caso contrario estaríamos ante un despido sin causa, o con causa fraudulenta y, por ende podría ser calificado como improcedente.

3. Despido disciplinario: La importancia de la prueba

Este tipo de despido se origina por un supuesto incumplimiento grave y culpable del trabajador. Puede ser el resultado de actos como el incumplimiento reiterado de las obligaciones laborales, la indisciplina o desobediencia, entre otros. Sin embargo, es esencial que tales incumplimientos estén adecuadamente justificados y probados por el empresario, que tiene la carga probatoria. 

En muchos casos, los despidos disciplinarios no tiene ni la gravedad ni la culpabilidad suficiente para considerarse un despido ajustado a la legalidad, y son totalmente desproporcionados, dado que el despido dentro de la facultad disciplinaria de la empresa es la sanción máxima, que sólo hay que emplear cuando tiene la suficiente gravedad y culpabilidad establecida por las normas laborales. 

 
En Laborley, , estamos comprometidos con ofrecer claridad y apoyo en todos los aspectos del mundo laboral. Conocer los diferentes tipos de despidos te equipará mejor para navegar por cualquier situación que pueda surgir en tu carrera. Recuerda, siempre estamos aquí para ayudarte en cada paso del camino.
 
Ir Arriba