Abogado despido improcedente

left-quote1
En Laborley luchamos para que los derechos de los trabajadores sean respetados, por eso garantizamos el adelanto de hasta el 100% de tu indemnización.

Qué es el despido improcedente

Un despido se considera improcedente cuando no se ajusta a las normativas legales o procedimientos establecidos por la legislación laboral. Puede deberse a la falta de una causa justa y suficiente, a la falta de preaviso, o a no haber seguido los procedimientos adecuados según las leyes laborales aplicables. En muchos casos, el empleado puede tener derecho a recibir una indemnización o readmisión en el trabajo como compensación por el despido improcedente.

despido improcedente
TU ABOGADO PARA DESPIDOS IMPROCEDENTES

Cuéntanos tu caso y te ayudaremos

La necesidad de contratar un abogado para un despido improcedente

La contratación de un abogado puede ser crucial en casos de despido improcedente por varias razones:

Conocimiento legal:

Los abogados especializados en derecho laboral están familiarizados con las leyes y regulaciones laborales específicas de cada jurisdicción. Pueden evaluar si el despido se realizó de manera conforme a la ley.

Protección de derechos:

Un abogado puede ayudar a proteger los derechos del empleado, asegurándose de que se respeten los procedimientos legales y que se otorgue la compensación adecuada en caso de despido improcedente.

Negociación con el empleador:

En algunos casos, un abogado puede negociar con el empleador para obtener un acuerdo más favorable antes de llegar a un litigio.

Representación legal en litigio:

Si el caso llega a los tribunales, un abogado puede proporcionar representación legal para asegurar que los intereses del empleado estén debidamente defendidos.

Documentación y pruebas:

Los abogados pueden ayudar a recopilar la documentación necesaria y las pruebas que respalden la reclamación de despido improcedente.

Asesoramiento sobre opciones:

Los abogados pueden asesorar al empleado sobre las opciones disponibles, ya sea buscar una indemnización, la readmisión en el trabajo, o la negociación de un acuerdo amistoso.

En general, la contratación de un abogado especializado en derecho laboral puede ser fundamental para garantizar que el empleado reciba una representación legal sólida y para buscar una resolución justa en casos de despido improcedente.

¿Te enfrentas a un despido improcedente y necesitas orientación legal? ¡Estamos aquí para ayudarte!

Habla con nuestros abogados laboralistas para entender tus derechos, evaluar tu caso y tomar decisiones informadas. ¡No estás solo en esta situación!

Te adelantamos hasta el 100% de tu indemnización

Cobra tu indemnización en 48 horas

Gestión 100% online sin desplazarte

Asesoramiento gratuito

Cobertura nacional

Barcelona | Madrid | Valencia | Sevilla | Alicante | Bilbao | Málaga | Pontevedra

Todo firmado ante notario

Tipos de despidos

Existen varios tipos de despidos laborales, y las leyes que rigen estos procesos pueden variar según el país. A continuación, te proporcionaré información sobre algunos tipos comunes de despidos:

Despido justificado o por causa justa

Ocurre cuando el empleado comete una falta grave o incumple sus obligaciones laborales. Ejemplos de causas justas pueden incluir mala conducta, negligencia, robo, violación de políticas de la empresa, etc.

Despido injustificado o sin causa

En algunos lugares, los empleadores pueden despedir a un empleado sin proporcionar una razón específica, siempre y cuando cumplan con ciertos requisitos legales y procedimientos.

Despido por razones económicas o reestructuración

Puede ocurrir cuando la empresa enfrenta dificultades financieras, reorganización o cambios en la estructura empresarial que requieren la reducción de personal.

Despido disciplinario

Se produce cuando un empleado recibe una serie de advertencias o sanciones por mal desempeño o conducta inadecuada antes de ser despedido.

Despido por finalización de contrato temporal

Sucede cuando el contrato de trabajo tiene una duración específica y llega a su término sin renovación.

Despido improcedente o injustificado

A veces, un despido puede considerarse injustificado si no se cumplen ciertos procedimientos legales o si no hay una causa justa suficiente.

Despido por mutuo acuerdo

Cuando tanto el empleador como el empleado están de acuerdo en poner fin al contrato de trabajo.

Despido por incapacidad o enfermedad

En algunos casos, los empleadores pueden despedir a un empleado debido a su incapacidad para realizar el trabajo debido a una enfermedad o discapacidad.

Es importante tener en cuenta que las leyes laborales varían significativamente según la ubicación y que los detalles específicos de cada tipo de despido pueden diferir según la jurisdicción. Si tienes preguntas sobre un despido específico, es recomendable consultar con un profesional legal especializado en derecho laboral en tu área.

Procedimiento de despido improcedente en España

En España, el procedimiento de despido improcedente está regulado por la legislación laboral, específicamente por el Estatuto de los Trabajadores. Aquí te proporciono un resumen general del procedimiento de despido improcedente en España:

1. Comunicación escrita del despido:

El empleador debe comunicar al trabajador su decisión de poner fin al contrato laboral por escrito, indicando las razones del despido. Esta comunicación debe entregarse personalmente al trabajador o enviarse por carta certificada.

2. Preaviso o pago en lugar de preaviso

Dependiendo de la situación y de lo que establezca el contrato laboral, el empleador puede estar obligado a proporcionar un preaviso al trabajador antes del despido o a pagar una indemnización equivalente a los días de preaviso.

3. Causas del despido

La carta de despido debe especificar las causas que motivan la decisión. En el caso de un despido improcedente, estas causas pueden ser vagas o insuficientes según la legislación.

4. Reunión previa al despido (opcional)

En algunos casos, puede celebrarse una reunión previa al despido donde se expliquen las razones del mismo y se brinde al trabajador la oportunidad de presentar alegaciones o intentar resolver la situación.

5. Firma del finiquito

Se puede proponer al trabajador la firma de un finiquito en el que se detallan las cantidades pagadas como indemnización, salarios pendientes, etc. La firma de este documento no impide al trabajador impugnar el despido.

6. Plazo para impugnar

El trabajador tiene un plazo de 20 días hábiles para impugnar el despido ante los juzgados de lo social.

7. Conciliación en el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC)

Antes de presentar una demanda judicial, el trabajador y el empleador pueden intentar resolver el conflicto a través del SMAC. Este proceso es voluntario.

8. Demanda ante el Juzgado de lo Social

Si no se llega a un acuerdo en la conciliación, el trabajador puede presentar una demanda ante el Juzgado de lo Social para impugnar el despido.

9. Sentencia judicial

El juez determinará si el despido fue procedente o improcedente. En caso de considerarse improcedente, se establecerán las indemnizaciones y, en algunos casos, la opción de readmisión.

10. Cumplimiento de la sentencia

Si la sentencia determina que el despido fue improcedente, el empleador deberá acatar las medidas establecidas por el juez, ya sea pagar la indemnización o readmitir al trabajador.

Es fundamental que tanto el empleador como el trabajador se adhieran a los procedimientos establecidos por la legislación española y busquen asesoramiento legal si es necesario.

Acciones legales que puede emprender un empleado despedido improcedentemente

En España, un empleado que ha sido despedido improcedentemente puede emprender varias acciones legales para impugnar la decisión y buscar una compensación adecuada. A continuación, se detallan algunas acciones comunes que un empleado puede llevar a cabo

El trabajador puede presentar una papeleta de conciliación ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC) para intentar llegar a un acuerdo con el empleador. Este paso es obligatorio antes de presentar una demanda ante el Juzgado de lo Social.

Si no se alcanza un acuerdo en la conciliación, el empleado puede interponer una demanda ante el Juzgado de lo Social para impugnar el despido. La demanda debe presentarse en el plazo de 20 días hábiles desde la fecha del despido.

En caso de que el despido se declare improcedente, el trabajador tiene derecho a una indemnización. La cuantía dependerá del tipo de despido y del tiempo de servicio del empleado.

En ciertos casos, el juez puede ordenar la readmisión del trabajador en su puesto original, especialmente si el empleado lo solicita y la empresa está de acuerdo.

El empleado puede reclamar los salarios pendientes, así como las cotizaciones sociales que la empresa debería haber abonado durante el período laboral.

 

Buscar asesoramiento legal es esencial. Un abogado especializado en derecho laboral puede ayudar al trabajador a evaluar la situación, preparar la documentación necesaria y representarlo durante el proceso.

Es importante recopilar y presentar pruebas que respalden la posición del trabajador, como documentos que demuestren que el despido fue injustificado o que no se siguieron los procedimientos adecuados.

En caso de que el juez declare el despido improcedente, la empresa deberá cumplir con las medidas establecidas en la sentencia, ya sea pagando la indemnización o readmitiendo al trabajador.

¿Has sido objeto de un despido improcedente? Tu derecho a una defensa legal es fundamental.

No te quedes en la incertidumbre. Nuestro equipo de abogados especializados en despidos improcedentes está listo para evaluar tu situación y brindarte el respaldo legal que necesitas.

Preguntas frecuentes sobre despido improcedente

Aquí hay algunas preguntas frecuentes relacionadas con el despido improcedente en España.

Estas respuestas son orientativas y pueden variar según las circunstancias individuales. Para obtener asesoramiento personalizado, se recomienda buscar la ayuda de un abogado especializado en derecho laboral.

Un despido improcedente en España es aquel que se realiza sin una causa justificada o incumpliendo los procedimientos legales establecidos en el Estatuto de los Trabajadores.

En España, el trabajador tiene un plazo de 20 días hábiles desde la fecha del despido para presentar una demanda ante el Juzgado de lo Social para impugnar la decisión.

En caso de despido improcedente, el trabajador tiene derecho a una indemnización cuya cuantía dependerá del tipo de despido y del tiempo de servicio.

Es esencial conservar cualquier documento relacionado con el empleo, como contratos, comunicaciones escritas sobre el despido, recibos de salario, y cualquier evidencia que respalde la impugnación del despido.

Sí, en algunos casos, el trabajador puede solicitar la readmisión en su puesto de trabajo en lugar de recibir una indemnización. Esto dependerá de la decisión del juez.

Sí, en algunos casos, el trabajador y el empleador pueden llegar a un acuerdo extrajudicial para negociar la indemnización u otros términos del despido antes de acudir a juicio.

En caso de que la empresa no cumpla con la sentencia que declara el despido improcedente, se pueden tomar medidas legales adicionales para hacer valer los derechos del trabajador.

En general, los trabajadores despedidos improcedentemente en España tienen derecho a solicitar prestaciones por desempleo, siempre que cumplan con los requisitos establecidos por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).
HA LLEGADO EL MOMENTO

Solicita información sobre despido improcedente

Ir Arriba